O la OTAN o Gaddafi; o Fidel o EE.UU.


Opinión


TANIA LEZKANO

Recientemente estamos asistiendo a un nuevo cambio del orden mundial o, al menos, del mundo árabe. Comenzaron Túnez y Egipto, les siguieron protestas en Siria, Yemen o Bahréin. Pero donde realmente crece el problema es en Libia, donde fuerzas de la OTAN, con el respaldo de la ONU, han comenzado una guerra sanguinaria para derrocar a Gaddafi, quien, curiosamente, hace dos días -como quien dice- era un gran amigo de Occidente. Este paso de ‘amigo para siempre’ a enemigo número uno resulta, cuando menos, curioso.

Pero lo realmente grave del conflicto es la insistencia de Occidente en manejar a una opinión pública que no entiende este cambio brusco en la consideración de amigo a enemigo del líder libio. Así, de nuevo ha aparecido lo que se denomina dilema -recurso utilizado también en la guerra de Irak-: “O con la OTAN o con Gaddafi”. No hay donde agarrarse fuera de esa formulación. Si alguien dice: “No apoyo la intervención de la OTAN”, ya se le tacha de apoyar el régimen. No se da pie a una tercera vía.

También resulta curiosa la percepción occidental del bien y del mal, ya que es importante saber que en Libia las protestas fueron iniciadas por parte de la élite del país, que se quejaba de las nuevas medidas de Gaddafi, que pretendían dar cobertura alimentaria a toda la población y expropiar tierras a los terratenientes, además de hacer pagar a los ricos unos impuestos que antes no pagaban.
Lo que comenzó como una protesta por medidas políticas fue aprovechado por la OTAN para vender armas y expandir las protestas de Túnez y Egipto para derrocar un régimen que ahora pretendía realizar unas reformas progresistas. Pero esto no se cuenta porque a Occidente le interesa que todo sea blanco o negro, bueno o malo, estando siempre de su lado el Bien, por supuesto, ellos nunca pueden ser los malos.

En definitiva, no es la primera vez que la OTAN, Estados Unidos y Europa utilizan el dilema. Lo hicieron, como ya he dicho, en Irak, y lo llevan haciendo 50 años en otros lugares, como Cuba, donde, a propósito, todo el mundo tiene derecho por ley a una cartilla de alimentación básica, donde los estudios son gratuitos -incluida la universidad- y donde a nadie le falta un techo bajo el que cobijarse. Es curioso, en Estados Unidos, concretamente en Nueva York, la mendicidad se ha incrementado un 9% este año, un 37% respecto a 2002. Es curioso también el concepto que los ‘países libres’ tienen de la democracia y del terrorismo, cuando ahora Estados Unidos ha absuelto a un exagente de la CIA que mató a 75 personas civiles en un avión cubano y que estaba imputado por diez cargos más.

Así pues, ante la constante presencia de los dilemas, es importante conocer siempre las dos partes y decidir una tercera vía por nosotros mismos, independientemente de lo que vayan a pensar los de arriba. No hay que olvidar que ellos viven gracias a nosotros, no nosotros gracias a ellos.

Anuncios

Acerca de Tania Lezcano

Elegí periodismo porque soy incapaz de hacer oídos sordos ante las injusticias de mi alrededor, y por ello intento luchar por un mundo más justo. Especializada en Política Internacional y la región de Oriente Medio.
Esta entrada fue publicada en La delgada línea roja y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s