El Barcelona consigue en Wembley su cuarta Copa de Europa


Los jugadores posan junto a su cuarta Copa de Europa. Imagen de http://www.ligafutbol.net


KOLDO GUTIÉRREZ

El Barça ha cerrado el círculo de la mejor manera posible. Ha ganado su cuarta Copa de Europa, con un resultado de 3-1, en el mismo lugar en el que logró la primera en 1992, el mítico estadio de Wembley, recientemente renovado. Curiosamente, a su vez, ha sido una profanación para el Manchester United, pues fue en ese mismo campo donde se desvirgó en 1968.

Sir Alex Ferguson había dicho durante la semana que no repetiría los errores de la final de 2009, en la que el Barça ganó a su equipo 2-0; habían aprendido la lección y eran más maduros. Tal afirmación podía considerarse osada, pues Cristiano Ronaldo ya no juega en el United, aunque han encontrado un gran sustituto en Chicharito Hernández. Así que el entrenador escocés acudió al templo de Wembley como mandan los cánones: con una rosa en el ojal de la chaqueta, para respetar la tradición, y las ideas claras.

El equipo inglés empezó como en la final de Roma. Presión asfixiante en el centro del campo y rápidos pases hacia sus dos mejores jugadores, Rooney y Chicharito. Valdés estuvo atento en las salidas y desbarató las jugadas en sintonía con Piqué. Los mancurianos siguieron apretando, pero el Barcelona no daba sensación de pasarlo mal, excepto por la poca presencia de Xavi. En cuanto el arquitecto de Terrassa entró en contacto con el balón, pasados los diez minutos, su equipo se calmó y empezó a jugar como sabe.

Los catalanes empezaron a trenzar jugadas a su manera y Pedro estuvo a punto de marcar, pero se marchó fuera por poco. Así llegó el primer gol. Con una magnífica asistencia del ‘6’ barcelonista al jugador canario, que se plantó solo en el área ante van der Sar y le engañó de tal forma que ni se tiró para tratar de atajar el tiro. El Barça siguió tocando en el centro del campo. Xavi controlaba la situación y Messi aportaba la profundidad necesaria. Poco después, cuando mejor estaba el partido, tuvieron su único despiste. De un saque de banda a favor de los culés, cerca de su propio área, Rooney inventó una jugada, con doble pared incluida y Giggs en fuera de juego, que acabó convirtiendo en gol. Ese fue el único tiro del United entre los tres palos en todo el partido.

Los azulgrana, en vez de venirse abajo, monopolizaron la pelota y generaron una multitud de ocasiones que no lograban finalizar por centímetros. Mención especial a una jugada ensayada de tiralíneas, puro billar, tras un saque de falta de Xavi, que tocó Busquets de primeras y a la que Pedro no llegó por un pelo. Tras la reanudación, el partido siguió por los mismos derroteros. El Barcelona jugaba al fútbol mientras Valencia hacía faltas, Park presionaba, Chicharito miraba y el resto del United defendía. En estas, llegó el gol de Messi, el primero que marca en Inglaterra. En el enésimo rondo entre Iniesta y ‘la Pulga’, el argentino lanzó un zurdazo desde fuera del área que el portero holandés se comió, quizá porque Vidic le quitaba visión.

El F.C. Barcelona siguió mareando a su rival, sobre todo gracias a Messi, que hacía diabluras con los Diablos Rojos. Ferguson mascaba su chicle a mil por hora sin encontrar remedio. Quitó al lateral Fabio, lesionado, y dio entrada a Nani, para tener más mordiente. Sin embargo, como lo único que podían hacer era defender, un rebote en el jugador portugués acabó en los pies de Busquets, que cedió atrás para que Villa colocara sutilmente el balón en la escuadra, otra vez desde fuera del área. El Barça siguió dominando sin menor problema, mientras los jugadores del United continuaban persiguiendo sombras y deambulando por el terreno de juego, como en el caso de Chicharito, casi siempre en fuera de juego. Un solo dato sirve para resumir la impotencia del equipo británico: no sacaron ni un solo córner en todo el partido.

Al acabar, Ferguson, con su rosa ya marchita, no sabía dónde meterse. Había vuelto a cometer los mismos errores que hace dos años y la paliza podría haber sido histórica. Quizá a la tercera vaya la vencida. En la final hubo tres vencedores: el Barcelona, el fútbol y Abidal. Apenas dos meses y medio después de extirparle un tumor del hígado, el francés fue el primero en levantar la copa, gracias a que Puyol, que jugó cinco minutos, le cedió el brazalete de capitán. Peor fue la noche para Edwin van der Sar, que con 40 años jugó su último partido, y quizá pudo haber hecho algo más en los dos primeros goles. Al menos, con las dos Champions que ya tiene en su haber, no se quedó con la espina clavada.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Fútbol y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s