¿Qué hacemos, señores políticos?


Opinión


TANIA LEZKANO

Últimamente se habla mucho de la situación de los jóvenes, del paro, de la emigración cada vez más patente y de todas estas cosas. Y quienes hablan de ello son unos políticos mayores, con la vida solucionada desde que decidieron meterse a diputados, que han vivido ya gran parte de su vida y son incapaces de empatizar con nosotros. “La situación es difícil para el 45% de jóvenes parados, haremos blablabla“. Y el otro contesta: “Los jóvenes no tienen trabajo a pesar de que su partido se lo prometió, y blablabla“. Y otros: “Ninguno de los dos grandes entiende a los jóvenes. Nosotros sí, así que votadnos porque blablabla“.

Y, mientras tanto, nosotros seguimos igual: con prácticas vergonzosas en empresas que no valoran el talento y que solo quieren eternizar a sus becarios para que hagan el trabajo de cualquier otro trabajador contratado “debidamente” (entrecomillado por el mísero salario mínimo español) y a menor precio. Lo que, cuando sucede en otros países con los que no “congeniamos políticamente”, llamamos explotación, vamos.
Con un futuro negro en cuanto terminamos la carrera, sin posibilidad de encontrar trabajo porque “se requiere experiencia y estudios a la vez que juventud”, lo cual es técnicamente imposible. No puede salir uno con 25 años de una carrera y un máster y se le requiera experiencia. O, si no, uno que con 30 años tenga estudios y experiencia pero, oh, vaya, ya no es considerado joven.
Y a todo esto se añade el agravante de que los jóvenes de esta generación, que empezaron llamando ni-ni y han sustituido curiosamente por “sobradamente preparada”, tenemos que cotizar la friolera de 40 años seguidos para poder cobrar la pensión. Y claro, ya nos dirán ustedes quién trabaja 40 años seguidos en este escenario laboral y político en que nos encontramos, en el cual el contrato más duradero es de medio año, y con suerte.

Es una tensión y un desasosiego constante el que sufrimos. Nos vemos en una vejez sin dignidad, sin derecho a cobrar ninguna pensión porque no habremos llegado a los 40 años que necesitamos cotizar, por culpa de trabajos precarios y temporales. Y critican que emigremos a otros países donde, al menos, las profesiones más cualificadas están mejor valoradas y cobran un salario acorde con los estudios. Aunque esos países también tienen que caer todavía más bajo, por el momento parecen ser nuestra solución.

Así que, dígannos, ¿qué tenemos que hacer? ¿Esperar a que ustedes nos salven del fin del mundo? ¿Cómo, si ustedes provocaron esta situación? Ustedes se negaron a regular los contratos de prácticas y a solucionar el problema que provocan los contratos temporales. Y, encima, obligan a cotizar 40 años seguidos, que casi nunca ha sido posible, y ahora menos. Quería escribir esta columna para pedir a los políticos “sabelotodos” que, por favor, dejen ya de reírse de nosotros y de fingir que nos entienden, cuando no tienen ni idea. Porque alguien que, desde que entró en política a los 20 años y sabe de sobra que tendrá pensión vitalicia, es incapaz de entender la situación de los jóvenes de hoy. Así que dejen de utilizar nuestra situación para atraer votos y apoyos, porque esta situación la han provocado solo ustedes, y cada vez que hablan de ella y de “los pobres jóvenes”, nos están insultando y riéndose de nosotros a la cara. Así que hagan el favor de abandonar su cinismo, cuando realmente no les importa en absoluto cómo nos encontramos, a no ser que ello les vaya a acarrear beneficios electorales. Dejen, pues, de pedir que confiemos en ustedes, porque no lo hacemos. El futuro es nuestro, y lo labraremos como creamos oportuno, aunque ello conlleve terminar con la estructura actual y el sistema de libre empresa que, como bien dice la expresión, beneficia a la empresa, no al trabajador. La situación es límite y la solución habrá de ser drástica.

Anuncios

Acerca de Tania Lezcano

Elegí periodismo porque soy incapaz de hacer oídos sordos ante las injusticias de mi alrededor, y por ello intento luchar por un mundo más justo. Especializada en Política Internacional y la región de Oriente Medio.
Esta entrada fue publicada en La delgada línea roja y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s